lunes, 31 de mayo de 2010

El gran cambio en mi vida

Sin dar detalles personales, les contaré el porqué de mi pasatiempo llamado Tipsdeviajero.com.

Como muchos, con el paso del tiempo me dejé envolver en el trabajo: tenía un despacho de diseño gráfico y editorial con varios clientes, con sus altas y sus bajas. Casi sin sentirlo, cada vez comencé a trabajar más y más, hasta que hace casi dos año un evento inesperado, triste y trágico tocó a mi familia, y esa sacudida me sirvió para mucho: para darme cuenta que tenía una hija maravillosa que me necesitaba, una madre mayor a la que ya casi no acompañaba y una familia unida a la que veía poco. Entendí que en un momento estás aquí y al que sigue tal vez ya no, y una vez que alguien se va ya no hay marcha atrás.

Para completar el panorama, poco después caí enferma y en mis noches de mayor agonía sólo pedía a Dios que me permitiera estar con mi hija, a quien no quería imaginar huérfana; y con mi madre, que siendo tan mayor hubiera sido un duro golpe perder a su hija.

La vida nos da grandes oportunidades y me repuse, fue más de un mes que pasé caminando lento y actuando aún más lento.

Luego tomé una gran decisión: dedicar más tiempo a mí misma y a mi familia. Lo hablamos en pareja y afortunadamente no contábamos con deudas, para entonces ya habíamos hecho juntos un patrimonio. Para lograr mi objetivo, tenía que quitar mi despacho, pues si quería trabajar menos no podría cubrir los gastos de renta, sueldos, etc. Mis clientes lo entendieron, así como mis trabajadores, a quienes liquidé conforme a la ley y más.

Como buena mujer chambeadora no podría estar completamente sin hacer nada, así que me quedé con mi sitio web http://www.guanajuatocapital.com/, que es mi trabajo real.

También pensé en algo que siempre había querido hacer y no había logrado, en mi niñez por falta de apoyo y recursos; y en mi edad adulta, por falta de tiempo: aprender a tocar la flauta transversal. La que ya toco, pero sigo en clases.

Otra decisión importante fue que haríamos más lo que tanto nos gusta: viajar en familia; y entonces rescaté aquel blog que había iniciado meses atrás y al que poca atención le había puesto. Al ver que el blog tenía “jale” decidí comprarle su dominio propio y luego entré a Twitter y a Facebook.

Ahora trabajo sólo de 8 am a 1 pm (que es cuando mi hija está en la escuela), y a la vez actualizo mi blog y ando de metiche en Twitter. El resto de mi día es para mí (incluidos mis pasatiempo) y mi familia.

Cada noche “hago corte de caja” y puedo decir con toda seguridad que soy feliz, que estoy tranquila conmigo misma, que la vida me ha dado mucho: trabajo, familia, amigos, pasatiempo, salud y más.

Tipsdeviajero.com es un pasatiempo que me encanta, al que dedico tiempo, con el que he hecho amigos y en el que puedo compartir mis experiencias de este tema que amo.

Ahora que ya está mejor posicionado he recibido algunas invitaciones que por diversas causas no se han concretado, por ejemplo si me invita un restaurante de Cancún, pues yo tengo que pagar avión, hotel y el resto de las comidas; si me invita un hotel de Madrid, pues los gastos de avión y comidas deben correr por mi parte, y como siempre somos 3 ó por lo menos dos, pues resulta difícil. Pero realmente agradezco que me tomen en cuenta y si un día se puede y cuadra todo, entonces sí tomo la palabra de la invitación ¿apoco no harían lo mismo?
 
Texto compartido por @tipsdeviajero y publicado en su blog con el título "No todo se hace por dinero"

sábado, 29 de mayo de 2010

Comparto mi experiencia

Después de varios días de pensar en compartirles mi historia, ya que pensaba que era poco interesante, me anime a escribirla y aquí me tienen. Trate de empezar de una forma directa para no hacer muy extenso mi relato.

Después de un par de meses de haber terminado una relación, llegó alguien más a mi vida y de la forma más inesperada… si por medio de una red social, jamás pensé que me sucediera eso, tenía muchas reservas por todo lo que conlleva y sobretodo en tema de seguridad, pero después de algunos meses de escribirnos empezamos a hablarnos por teléfono.

Todo marchaba sobre ruedas, hasta que un día se presentó la oportunidad de conocernos, sólo que teníamos que planearlo bien ya que somos de estados diferentes, claro sólo nos separaban 2 hora de camino.

Después de maquinar todo un plan, ese gran día llego, creo que fue amor a primera vista desde ese día cambiaron nuestras conversaciones ya que ahora ya nos decíamos y nos tratábamos con amor.

Para sorpresa mía después de 6 meses de vernos y un año de escribirnos, tenía una gran noticia!! Seriamos papás y no precisamente llego la cigüeña con un mail…Era una noticia que aunque ya la habíamos planeado nos tomo por sorpresa. Realmente no sabíamos qué hacer.

Generé muchas expectativas planee todo un mundo color de rosa… sin embargo la relación siguió a distancia, siempre fui al ginecólogo y a los ultrasonidos con mis amigas y después se lo enseñaba para que conociera a su pedacito de carne. Cuando llegó el día probable de parto que nos dieron en el ultrasonido, vino a visitarme para ir al doctor para la revisión y oh sorpresa, me tuve que quedar internada ya que era momento el parto, él se quedó como el típico papá en sala de espera, cuando salí vi como se eliminó su cara de alegría claramente vi como se convirtió en un palomo cuando se hincha su pecho. lleno de orgullo.

Sin embargo, sólo estuvo conmigo esa noche de parto y tuvo que irse, así que mi primera noche como mamá la pase con mi mejor amiga, ya que toda mi familia vive en otra ciudad.

Todo ese proceso de aprendizaje y adaptación a mi nuevo roll de madre prácticamente la he vivido sola, he tenido el apoyo de mi pareja pero al final el sigue trabajando desde su casa para poder darle lo mejor a nuestra hija y eso se ha convertido en algo muy difícil para mí, No hace falta platicarles todo lo que pasado como mamá y lo complicado que es estar “sola” y mucho más cuando también tienes necesidades emocionales, necesidades de mujer.

Siempre he luchado por formar esa familia que nuestra hija merece y necesita pero se me ha hecho difícil y hasta ahora hemos podido formar unos pequeños lazos que se asemejan mucho a una familia la cual amo y adoro, sin embargo Dios nos ha regalado un ángel y ese es el motor de mi vida. GRACIAS POR EXISTIR. Y darme la dicha de ser madre.

Texto de @bebacamy

Matrimonio.....

Cuando llegue a casa esa noche mientras mi esposa servía la cena, la tome de la mano y le dije: tengo algo que decirte. Sólo se sentó a comer en silencio. Yo podía observar el dolor en sus ojos.

De pronto ya no sabía cómo abrir mi boca. Pero tenía que decirle lo que pensaba. Quiero el divorcio......le dije lo más suave que pude.

Mis palabras parecieron no molestarle. Al contrario, muy tranquilamente me pregunto, ¿por qué?

Evite su pregunta con mi silencio, esto le hizo enfurecer. Tiro los utensilios y me grito, ¡no pareces hombre! Esa noche, ya no hablamos más. Ella lloraba en silencio. Yo sabía que quería saber que le había pasado a nuestro matrimonio. Pero yo no hubiera podido darle una respuesta satisfactoria. Mi corazón ahora le pertenecía a Eloísa. Ya no la amaba, sólo me daba lástima.

Con un gran sentido de culpa, redacte un acuerdo de divorcio en el que le daba nuestra casa, nuestro auto y un 30% de las acciones de mi empresa

Después de leerlo ella lo rompió en pedazos. La mujer que había estado diez años de su vida conmigo ahora era una extraña. Me sentí mal por todo ese tiempo y energía que desperdicio conmigo. Todo eso que yo nunca le podría reponer. Pero ahora ya no había marcha atrás, yo amaba a Eloísa.

Por fin mi esposa soltó el llanto frente a mí, eso era lo que yo esperaba desde el principio. Verla llorar me tranquilizaba un poco, ya que la idea del divorcio que me preocupaba tanto ahora era más clara que nunca.

El siguiente día, llegue a casa muy tarde y ella estaba en la mesa escribiendo algo. Yo no había cenado, había pasado un día muy intenso con Eloísa y tenía más sueño que hambre y mejor me retire a dormir.

Desperté en la madrugada, ella todavía estaba escribiendo. La verdad no me importo y solo me acomode de nuevo en cama y seguí durmiendo.

En la mañana me presento sus condiciones para aceptar divorciarse: No quería nada de mí, pero necesitaba un mes antes de firmar el divorcio, me pidió que en ese mes tratáramos de vivir una vida lo más normal posible. Sus razones eran simples: nuestro hijo tenía unos exámenes muy importantes en este mes y no lo quería mortificar con la noticia del matrimonio frustrado de sus padres.

Esto era algo en lo que yo también estaba de acuerdo. Pero había más, me pidió que me acordara como la cargue el día de nuestra boda.

Quería que cada día de este mes, la cargara de nuestro cuarto hasta la puerta de la casa....... pensé que se estaba volviendo loca. Pero decidí aceptar este raro requisito con tal de que este mes pasara sin más peleas o malos momentos.

Le platique a Eloísa de las condiciones que puso mi esposa......se río bastante y pensó que era muy absurdo. Dijo en tono burlón: no importa los trucos que se invente, tiene que aceptar la realidad que se van a divorciar.

Desde que le exprese mis intenciones de divorcio mi esposa y yo no teníamos ningún contacto íntimo. El primer día que la cargue se me hizo un poco difícil. Nuestro hijo nos vio y aplaudió de felicidad al vernos y dijo, papá me da gusto que quieras mucho a mi mamá. Sus palabras me causaron un poco de dolor. Desde nuestra habitación hasta la puerta de enfrente camine como diez metros con ella en mis brazos. Ella cerró sus ojos y me dijo al oído que no le dijera al niño del divorcio. Me sentí muy incomodo, la baje y ella camino a tomar el autobús para ir a trabajar. Yo manejé solo a mi trabajo.

El segundo día fue un poco más fácil. Ella se recargo ligeramente en mi pecho. Podía oler la fragancia de su blusa. Me di cuenta que desde hace tiempo no le había puesto mucha atención a esta mujer. Me di cuenta que ya no era tan joven, había un poco de arrugas en su cara, su pelo ya mostraba canas. Ese era el precio de nuestro matrimonio. Por un minuto me pregunte que si yo era el responsable de esto.

A el cuarto día, cuando la cargué. Sentí que regresaba un poco de intimidad. Esta era la mujer que me había dado diez años de su vida.

El quinto y sexto día, me di cuenta que el sentimiento crecía otra vez. No le platique nada de esto a Eloísa. Conforme los días pasaban se me hacía más fácil cargarla. Quizás el ejercicio de hacerlo me estaba haciendo más fuerte.

Una mañana la vi que estaba buscando un vestido para ponerse, pero no encontraba nada que le quedaba. Sólo suspiro y dijo, todos mis vestidos me quedan grandes. Es ahí donde me di cuenta que por eso se me hacía muy fácil cargarla. Estaba perdiendo mucho peso, estaba muy pero muy delgada.

De repente entendí la razón......estaba sumergida en tanto dolor y amargura en su corazón. Inconscientemente le toque la frente.

Nuestro hijo entro en ese momento y dijo, papá es tiempo que cargues a mamá. El ver a su papá cargar a su mamá todos los días se le había hecho costumbre. Mi esposa le dio un fuerte abrazo. Yo mejor mire hacia otro lado por temor a que esta conmovedora imagen me hiciera cambiar de planes. Entonces la cargué, y empecé a caminar hacia la puerta, su mano acarició mi cuello, y yo la apreté fuerte con mis brazos, justo como el día que nos casamos.

Pero su estado físico me causo tristeza. Ese día, cuando la cargué sentí que no me podía ni mover. Nuestro hijo ya se había ido a la escuela. La abracé fuerte y le dije, nunca me di cuenta que a nuestra vida le hacía falta algo así.

Me fui a trabajar.....salté fuera de mi auto sin poner llave a la puerta. Temía que cualquier momento podría cambiar de opinión.....subí las escaleras, Eloísa abrió la puerta y le dije, lo siento mucho pero ya no me voy a divorciar.

No podía creer lo que le estaba diciendo, hasta me toco la frente y me pregunto si tenía fiebre. Quité su mano de mi frente y le dije de nuevo. Lo siento Eloísa, ya no me voy a divorciar. Mi matrimonio era muy aburrido porque ni ella ni yo supimos apreciar los pequeños detalles de nuestras vidas. No porque ya no nos amaramos. Ahora me doy cuenta que cuando nos casamos y la cargué por primera vez esa responsabilidad es mía hasta que la muerte nos separe.

Eloísa en este momento salió del shock y me dio una fuerte bofetada, y llorando cerro su puerta. Corriendo baje las escaleras y me fui de ahí.

Pare en una florería, ordene un bonito ramo para mi esposa. La chica me pregunto que le ponía a la tarjeta. Sonreí y escribí, " siempre te llevaré en mis brazos hasta que la muerte nos separe"

Esa noche cuando llegue a casa, con las flores en mis manos y una sonrisa en mi cara, subí a nuestro cuarto........sólo para encontrar a mi esposa en su cama.....Muerta

Los pequeños detalles es lo que de verdad importa en una relación. No la mansión, el carro, propiedades o dinero en el banco. Estos crean un falso sentido de felicidad que no lo es todo. Mejor encuentra tiempo para ser el amigo de tu esposo o esposa, y tómense todo el tiempo necesario con esos pequeños detalles que hacen la diferencia.

Que tengan un feliz matrimonio o una bella relación.

Texto compartido por @momsol

miércoles, 26 de mayo de 2010

El sexo en el futuro, será?

Un poco de humos para las #mamastuiteras, espero que les guste este video y les saque una buena sonrisa. ¡Que tengan lindo día!



Video comnpartido por @tipsdeviajero

martes, 25 de mayo de 2010

Cómo nació #mamastuiteras

Desde hace unos días hay una persona en Twitter que se ha adjudicado la autoría del hashtag #mamastuiteras, al que ya muchas le tenemos cariño porque lo hemos venido usando desde hace tiempo, y no es justo que alguien llegue apenas en mayo a decir que fue su idea, por eso ahora les contaré cómo y cuándo surgió.

Exactamente el 15 de febrero escribí el post Enseña a tu hijo a viajar, y como ya es mi costumbre, lo compartí en Twitter. Momentos después @sofiaherfter36 y @julietats comentaron sobre mi texto, seguimos tuiteando y surgió la idea de crear un hashtag donde pudiéramos compartir tips, experiencias y links de interés para las mamás tuiteras. Ese día se escribió por primera vez #mamastuiteras y muchas fuimos testigos de ello.

Pocos días después comencé a hacer la lista de las Mamás Tuiteras y luego abrí el blog para que pudiéramos compartir más que sólo 140 caracteres.

Ahora, Mamás Tuiteras tiene un dominio propio y es un proyecto sin fines de lucro al que todas le tenemos especial aprecio. Hasta el día de hoy, 83 mujeres, trabajadoras y mamás conforman la lista que está en el blog y desde marzo de este año se publican valiosos textos con las experiencias de muchas; por lo tanto, no es justo que alguien llegue apenas hace unos días a decir que es su idea, queriendo ignorar el esfuerzo que todas hemos hecho en pro de dejar un testimonio que sirva a otras mujeres y madres como nosotras.

Si bien el hashtag #mamastuiteras no es de nadie, sí es de todas.

Más tiempo para nuestros hijos

Cuando vi este video por primera vez, me sacó algunas lágrimas; hoy, tiene un nuevo sentido para mí y me encoge el corazón. Lo comparto porque me parece muy interesante, sobre todo para aquellos que tienen hijos adolescentes y mayorcitos.

Tomen su tiempo para verlo vale mucho la pena.



Post compartido por @tipsdeviajero

sábado, 22 de mayo de 2010

Ante el goteo, no te abstengas...

por Yolanda Castillo

Una de las actividades que más me ha causado satisfacción en la vida es la lactancia. Lo confieso: me encanta! El poder tener esa conexión con mi bebé es místico, es un sentimiento que me aisla de todo. Pero algunas veces el agetréo diario, las actividades cotidianas, el ruido, el bullicio, no dejan de ser distractores para esta actividad que ha llegado a fascinarme.

¿Cuál es el momento que más me gusta para lactar? La madrugada! Mientras otros duermen a mi me gusta lactar... por ahora, jejeje. Tengo que ser sincera, creo que cuando uno esta en sus cinco sentidos no deja al cuerpo trabajar intuitivamente. Pero si estas medio adormilado todo fluye como debe de ser. Por ejemplo hace un rato.

Estaba yo muy feliz, escribiendo un correo a mi querido esposo, escribiendo otro para una persona y pensando en todo lo que quiero hacer mañana y de pronto un goteo... me dije no creo tenga hambre la peke, esta súper dormida, limpié y apreté un poco el pezón para evitarlo. En eso la peke se mueve, trate de ignorarlo y seguí con lo mío. Seguí en lo mío. Ella dejo de moverse. Segundos después de nuevo el goteo... de nuevo se mueve. Con una mano subí un poco mi seno, con la otra cerre e hice a un lado la laptop, hice a un lado la cámara, hice a un lado un libro (no todo la mismo tiempo.. ) y me recosté a un lado de la nena. Y fluyo...

Esta no es la primera vez que me pasa, a lo largo de estos casi seis meses varias veces me ha pasado que yo goteo y ella tiene hambre. Me pregunto: ¿hay algo en lo artificial tan inteligente? Hasta mi esposo que es maestro en sistemas inteligentes, cuasi doctor, me diría que no (espero). La verdad que la mujer tiene este sistema perfecto dador de vida que me impresiona. Me enorgullece ser mujer por esto, y también por muchas otras cosas, pero la lactancia ha sido y es uno de mis favoritos.

Les tengo que confesar que no tengo una lactancia exclusiva (otro tema para otro post) pero tengo que confesar que eso no ha obstaculizado que quiera seguir haciéndolo por un buen rato más. ¿Por qué pararlo si he durado medio año?! Les recuerdo que la OMS recomienda hasta los 6 meses lactancia exclusiva y después incorporar alimentos complementarios, además de la leche materna hasta los dos años. Asi que mi recomendación es: no desistan, claro que se puede! No lo forcen, como muchas cosas en la vida hay que dejarlo fluir.

Texto de: @yolizca

Un gran cambio en mi vida

Después de leerme todos los blogs aquí, me dije, pff cuánto hay por aprender y decidí compartirles mi gran experiencia de ser madre y de cómo mi vida giro 360 grados.

Pero antes les contare algo de mí, para que me puedan entender pues soy un estuche de monerías jajaja padezco rinitis alérgica y para colmo mis ciclos hormonales super irregulares, o sea cada año. Siempre tuve en mente que antes de tener hijo necesitaba ya tener un espacio para ellos, mi casa, mis cosas, mi dinero.

Imaginen pues que a los 18 años te digan los especialistas que” no podrás tener hijos”, porque tienes una hormona complicada y que si quieres tendrías que someterte a muchos años (más de los k ya tenía) de medicamento, obvio que a esa edad lo que menos quieres son compromisos y bueno empezó la aventura…

Salí de la Universidad y empecé a trabajar, a divertirme a lo grande (viajes, discos, etc) me compraba todo lo que una mujer tiene como vicios (perfumes, bolsas, zapatos, ropa, etc.), de repente que termino una relación con una persona que realmente amaba, lamentablemente me engaño y me dolió mucho, pero en serio mucho; como buena adolescente empecé a hacer cosas negativas para mí y me refugié en las malas compañías y el alcohol.

Cual va siendo mi sorpresa que el día de mi cumpleaños me entero que estoy embarazada y no sabía ni de quién ni cuándo… el doctor sólo atinaba a decir tienes 12 semanas, ¿pensaran ustedes no te diste cuenta? ¿Acaso no te cuidaste? (Les explico, un día en una fiesta con mis malas compañías me emborrache como nunca ) pero ese no es el caso, el punto es que estaba embarazada!!!!!

¿Qué voy a hacer? ¿Cómo le voy a decir a mis papas? ¿Y mi familia? ¿Qué onda con mi trabajo?, no les voy a negar que me importaba demasiado el qué dirán (Porque vivo en un Pueblo Bicicletero, en donde realmente se aplica Pueblo Chico, Infierno Grande), inclusive les confieso que llegué a pensar en un aborto, estaba muerta del miedo y no sabía qué hacer.

Me armé de valor y le confesé a mi mama, pfff que no me dijo, con decirles que me dejo de hablar 15 días!!!! Y mis hermanas (dos) súper molestas y enojadas conmigo eso si no si antes sus sabias palabras de mi hermana que ahora es Dra. Y estaba próxima su graduación: “si le dices a mi papá y no me lleva a la graduación te voy a odiar toda mi vida!!” y esperen se acercaba el cumple de mi mamá y pues siempre se ha festejado a lo grande y hablo conmigo y me dijo “le vamos a decir a tu papá después de mi cumpleaños y de la graduación de tu hermana”.

Dios!!!! Qué voy a hacer, como iba yo a aguantar esa presión tan grande si se suponía que tenía ya 4 meses más dos de fiestas eran 6 y si me crecía la panza!!!!? No tienen idea lo que fue esperar tanto tiempo, era llorar todas las noches, porque sabía que mi vida iba a cambiar completamente, ahora en lugar de viajar, comprar perfumes, etc. tendría k comprar cosas de bebés, me entraba el pánico.

Jajaja no se imaginan ni cómo iba al trabajo, me ponía unas fajas, no quería que nadie se enterara hasta después de mi papá, no comía casi nada, pura agua con el temor de que no se fueran a enterar y le fueran con el chisme antes que yo.

En fin, pasaron las fiestas y un día, sentí k ya no podía seguir ocultándolo, casi no dormía con el miedo de k me fuera a crecer la panza y dije ya no puedo más… entre a su recamara y le dije: “Papa necesito hablar contigo”, jajajaja sus palabras fueron “Si te vas de viaje no me pidas dinero x cierto no hay permiso para salir estas trabajando” y yo con mi cara de gato de shrek le dije “No es eso”, yo temblaba del miedo, no sabía ni cómo empezar ni como decirle hasta que la presión me ganó empecé a llorar tal cual Magdalena, el caso nunca le dije pero mi mamá si, y se va armando la batalla campal en esa recamara; y ¿qué paso? Pues el Sr. no me habló por un mes, pero tuvimos otro percance familiar, mi hermana la recién Dra. sufrió un accidente aparatoso donde estuvo a punto de morir, uy me sentía horrible imagínense, resumo Gracias a Dios está viva.

Mi Sr. padre empezó a viajar a unos cursos a la Cd. De Mexico y un día que le mando un sms y le digo trame un pastel de chocolate por favor, cual va siendo mi sorpresa que al llegar del viaje me pidió que bajara una caja de la camioneta, pffff un pastel delicioso de chocolate traído desde el DF, como buena embarazada con las hormonas volátiles se me escurrieron las lagrimas.

Llegaron los 9 meses, me moría del miedo porque el bb en los ultrasonidos nunca se dejo ver que era, no sabía si seria parto natural o cesárea, eso si mi madre me había hecho como de Chapultepec a la Alameda todos los días jajajajajaja “quesque” para que fuera rápido el parto, oh sorpresa!!! Me internaron y diagnosticaron stress del embarazo!!! Carambas eso nunca lo había escuchado!! Por qué estrés?? Pues porque seguía haciendo mi vida normal, como si no estuviera embarazada, subía, bajaba, iba y venía, inclusive hasta ese día manejaba; eso sí, mi súper hermana la Dra. ya me había instruido a lo que seria el parto, mil videos, folletos y sobre todo Discovery Home & Healt.

Llegó el día, se me subió la presión, estaba en los primeros síntomas de la preclamsia, me operaron a las 6 am, el quirófano estaba frio y yo temblando, la anestesióloga quejándose de que no me podía poner en posición fetal y no podía ponerme la famosa “raquea”, yo emocionada queriendo ver cuando naciera el bebé y ellos que me duermen completamente, sólo recuerdo de aquel momento cuando me llevaban a mi cama, haber pellizcado a una enfermera sólo para preguntarles que había sido, a lo cual nunca escuché la respuesta y seguí durmiendo.

Desperté a las 6 de la tarde, ya había terminado la visita y YO no conocía a mi bebé!!!!, eso sí, mi orgullosa madre y mi mejor amiga cargando y jugando con un niño rosita y muy chillón, pfff comenzó el drama, se me salían las lágrimas de sólo verlo, no podía creer k ese bebé hubiera estado en mi panza, sintiendo y aguantando lo mismo.

Se fueron mis visitas y no saben! La peor noche en el hospital, en una mano el suero y en la otra el bebé, para colmo no me salía nada pero absolutamente nada de leche y el niño en el drama, Gracias a Dios al siguiente día me dieron de alta y pude venir a “su casa”.

Pero ahora ¿qué hago!!? Yo no sé bañar a un niño y mi mamá tiene más de 20 años que no lo hace, rápidamente mi madrina que es enfermera vino a mi rescate, me enseñó los masajes para lo de la leche pero aún así nada, tomé hasta lo inimaginado para la leche y nada!!! Como iba a dejar sin comer al bebé, acaso era tan mala madre que por eso no me salía leche? Estaba haciendo todo lo que me decía y nada que salía leche, 3 días después tuvo que salir mi mamá a media noche a comprar formula porque yo no tenía leche y el bebé moría de hambre y pese a las contraindicaciones de los doctores le daría formula; Y así empezó el segundo show, no me salía la leche…

Mes y medio después del nacimiento de hoy gran Arturo, entré a trabajar y comenzó la odisea mañanera, levantarme a las 4:•30 para seguir estimulándome los pechos e intentar sacar esas dos onzas de leche que sólo me salían y estar lista para el trabajo a las 6:30, trabajar sin pensar que estará haciendo Arturo, pero dentro del trabajo me encontré con una amiga a la que le debo enormemente la salud de Arturo, a ella le conté mi problema con la leche y me dijo que a ella le salía demasiada y su beba no se la tomaba toda, pues bien entonces ella cubría la necesidad de la leche materna, pero y yo!!!? Yo soy su mamá y ahí el drama…

Había días en que ni siquiera quería ir a trabajar, sólo lloraba ¿por que? No sabía ni porqué sólo pasaban días y seguía llorando, me encerré en mi casa… me llegué a sentir tan sola, con decirles que no quedaba nada pero nada de la barbie que había sido, la depresión me llevo a comer todo lo k no había podido comer durante el embarazo y plop! 20 kilos arriba, era yo una bola con patas…

De repente se iluminó el camino, encontré una página que hablaba de la depresión postparto y entendí que eso era lo que me sucedía, claro yo no estoy casada, quizá con pareja hubiera sido menos el shock de ser mamá, tampoco estaba disfrutando las salidas nocturnas con mis amig@s a la cual estaba acostumbrada, sólo los escuchaba, claro!!! Mi vida había cambiado por completo.

Para colmo una noche durmiendo, que se me cae Arturo de la cama, no kiero contarles el superhipermega chichón que traía en la frente oooosea!!!, nombre mis papás casi me demandan en el DIF y pues me sentí peor, como pude haberme quedado dormida sin sentir ni escuchar que el niño se movía y sobre todo que había logrado pasar las súper bardas que había acomodado con los cobertores, tan mala madre era!!!?

En fin, que todo se me juntó en la condenada depresión, hasta que me dije hasta aquí, no podía ser posible que me sintiera tan mal si se suponía que tenía una de las más grandes experiencias que muchas mujeres les hubiera gustado tener, si tenía todo de mi parte, mi familia me apoyaba, mis amigos también…

Termino con decirles que un día que llegué de trabajar, Arturo salió corriendo a recibirme y me dice: “Mami Te Quiero Mucho”, pfff sentí como las rodillas me temblaron, mi corazón de pollo se deshizo!!, ese día comprendí que no debía tener la mentada depresión, que todo era cuestión de ponerme las pilas, pues tenía el apoyo de mi familia, de mis amigos y sobre todo de Arturo.

Así que una vez más, me armé de más valor y me dije TU PUEDES!!!

Felizmente hoy les puedo decir que adoro a Arturo pese a los berrinches, que me hizo tener un corazón de pollo (cosa que antes no tenía), que me encantan las caricaturas (yo no sé qué haría sin Play House Disney ni Discovery Kids) que ahora comprendo muchas cosas que como hijo jamás hubiera entendido.

Abrazos a todas!!!

Texto de @rminelia

viernes, 21 de mayo de 2010

¿A todas nos pasa?

por Jimena Escobar

A un año tres meses con tres días puedo decir que soy la feliz mamá de un hermoso niño que me trae loca y feliz. Pero no siempre fue así.

Con toda la información y material disponible que existe acerca de la llegada del bebé, los cursos, los consejos y prácticas, mi experiencia con mi bebé fue intensa en todos los sentidos, para bien y para no tan bien.

Cuando supimos que estaba embarazada fue realmente una sorpresa, mi bebé no era un hijo planeado pero nos llenó de emoción, no tanto así como de felicidad de esas que te hacen repartir postales anunciando tu nuevo estatus de padre en proceso, pero sí llamamos a todos los parientes y amigos.

El primer consejo que me cimbró fue el de no hacer tanto alboroto, que esperara, por lo menos, al tercer mes “no vaya a ser que no pegue”, o sea, que mi hijo se podía ¡morir!. Luego, mídete con las compras y el arreglo del cuarto porque los ultrasonidos fallan “a una señora le pasó” y aparte, “dicen que cuando te hacen muchos ultrasonidos los bebés salen malitos”. Increíble pero no sólo me lo dijeron una vez, es una creencia que goza de bastante popularidad.

¡Cesárea! “pide otra opinión porque hoy los doctores para todo te quieren abrir”, no importaba que el ultrasonido 4D arrojara que mi hijo traía tres vueltas de cordón. Yo era partidaria de un parto natural y en armonía pero no se pudo y ni hablar.

Cuando nació Diego fue un bonito jolgorio familiar. Como muchas familias de hoy en día, tengo una familia partida, los de un equipo contra los de otro, agua y aceite en resumidas cuentas, pero nada como un nacimiento y la espera de las noticias afuera del quirófano para hacer una bonita reunión improvisada que terminó en felicidad.

Lo bueno vino cuando Diego y yo empezamos a conocernos, yo confieso que me reprochaba el por qué no era capaz de decirle a mi bebé recién nacido que era el sol hermoso de cada mañana, que era el más grande amor, en fin que lo amaba como una loca, como ahora. Al contrario, veía a una criaturita llena de pelo y de ojos hinchados que era tan frágil y que dependía de mi y de mi leche que no bajaba, que hacía la popó más extraña que me hacía jurar que algo andaba mal, que necesitaba asearse en una inmensa tina de aguas profundas, hirvientes y mortales que hoy veo como lo que siempre fue, una tinita blanca con animalitos de la selva y hasta termómetro.

“Deficiente técnica de lactancia” era algo que traía en la cabeza las 40 horas que duraba mi día. Cuando por fin pude amamantar a mi hijo empezó una etapa igual de complicada, dejando de lado las ampollas en mi pecho que afortunadamente cedieron rápido, la alimentación era ahora un reto. Atoles, tés, preparados de masa y cuanto carbohidrato pudiera ingerirse y siempre la voz de mi mamá recordándome los 20 kilos que subí en mi embarazo y con mi tirria a las lechugas!.

Mi vida de pareja se redujo a cero, mi vida social ni hablar, mi entorno se volvió un mundo de cosas fuera de su lugar. A pesar de todas las lecturas y toda la información no entendía, hasta ahora, que estaba pasando por una depresión post parto, nunca lo había compartido con nadie y no por pena, sino más bien a sentirme culpable, sí, ¡la maldita culpa! Fueron meses realmente intensos, para lo bueno y para lo malo.

A los dos meses de edad, mi hijo ya asistía a clases de estimulación temprana y todo pintaba a que sería todo lo hermoso que decía en el folleto de la escuela, sí lo fue por algún tiempo, específicamente en la etapa 1 cuando todos los compañeritos sólo babeaban y estaban recostados sobre las mantitas y la actividad principal eran los masajes pero cuando “nos graduamos” y pasamos al siguiente nivel la cosa cambió, ahora había compañeritos de entre 4 y 9 meses que gateaban y mi bebé decidió que no era su momento y no hubo poder humano ni maternal que hiciera que se incorporara ni mucho menos que “bailara” al ritmo de la polka de la clase de música.

La luz llegó cuando decidí mandar todo al demonio, en pocas palabras me relajé. Se acabaron las clases de estimulación, platiqué mucho con mi pareja y aunque suene tonto pero hasta me permití tomar siestas, mi peso lo recuperé, claro, con un poco de ayuda. Mi capacidad de amar a mi hijo ha crecido exponencialmente, hasta yo misma me sorprendo lo feliz que me hace ver a mi hijo dormido. Suena exagerado pero relajarme me permitió irme de vacaciones, las primeras en mucho tiempo.

Si me pidieran un consejo les diría que el instinto maternal y el sentido común es la mejor dupla que podemos tener, si estamos pasando por un momento de tristeza o depresión se vale decir que nos sentimos mal y sobretodo, hablar, no importa si es frente al espejo, escúchate y pregúntate qué sientes, qué quieres y cómo lo quieres. Hoy, para mí, ser mamá es lo mejor que ha pasado, es mi mejor trabajo y es mi reto más grande.

Texto de @jimescobar

jueves, 20 de mayo de 2010

Mom, ¡Estás muuuy viejita!

Hace unas semanas mi hija pedía mi ayuda para una tarea en Power Point, pero como sólo lo uso para abrir el anexo de algún correo electrónico, no se como funciona.

Ella muy frustrada me dijo “pues ¿qué te enseñaban en clase de computación?” y casi se desmaya cuando se enteró de que cuando estudié primaria, ni existían las computadoras personales y, mucho menos, había clase de computación. Sólo atinó a decir. “Mom, ¡estas muy viejita!”

Cada vez que oigo a alguien decir “ya estoy muy viejo para aprender” inmediatamente pienso, efectivamente, si ya no tienes ánimo para aprender algo nuevo, estas viejo.

No entiendo porqué alguna persona no puede aprender algo todos los días, a menos de que tenga alguna discapacidad que se lo impida, pero eso, no tiene que ver con la edad. ¿Desde cuándo la edad es una discapacidad?

Es cierto que el paso del tiempo va deteriorando algunas habilidades si no las ejercitas, pero eso no nos impide aprender. Me consta que, cuando alguien realmente quiere algo, lo logra; independientemente de la edad. Además de que, la experiencia, ayuda a usar mejor las herramientas que ya conoces y aplicarlas en cualquier nuevo conocimiento.

Tal vez me influye venir de una familia ávida de aprender todo tipo de cosas, mi hermana y yo decíamos que, nuestros papas, juntos, eran una enciclopedia en dos tomos, pues si por alguna extraña casualidad uno no sabía algo, el otro de seguro sí.

Como mamá, muchas veces trate de “ayudar” a mi hija a aprender a hacer algunas cosas, unas las aprendió de inmediato, otras, sin embargo, no. Pero ¡Eureka!, recientemente descubrí una nueva técnica, que parece, sí esta dando resultado; en lugar tratar de enseñarle algo, procuro interesarla en ello y, si lo logró, ella sola lo aprende.

Si ha eso le sumo el dicho de que “las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra”, me obliga a concluir que, si quiero que mi hija tenga ganas de aprender, debo demostrarle que me gusta aprender cosas nuevas.

¿Perro viejo no aprende nuevos trucos? Claro que sí! Para muestra un botón: a pesar de ser una “Mom muuuy viejita”, soy twittera, ésta es mi primera colaboración para un blog y el mío esta en construcción.

Respecto al Power Point, ahora mi hija es mi maestra y me esta enseñando como funciona y para que sirve.

Texto de @LOMMX

Limpieza de tu compu I

Hace 10 años empecé a usar internet, de las cosas que he aprendido en el camino, es como mantener más o menos limpia mi máquina, y no me refiero al exterior, sino a la cantidad de archivos que quedan en ella después de navegar por un rato. Cómo mantener la pc en óptimas condiciones será el tema de algunos post., no sin antes aclarar, que éstos programas, son de uso aparte del antivirus (que no es suficiente por si mismo) son gratuitos y seguros de bajar y usar. Comencemos por el más sencillo el CCleaner.

Este programa limpia tu sistema, elimina ficheros temporales, archivos que "colgados" después de instalaciones y listas de ficheros usados recientemente. También vacía la papelera del PC y elimina rastros de navegación, también incluye un limpiador del Registro de Windows que lo analiza en busca de entradas no válidas.


Se descarga gratuitamente desde http://www.filehippo.com/es/

En donde descargaremos la última versión


Un vez descargado, lo instalamos. Es importante ir leyendo cada uno de los cuadros que aparecen ya que si no nos fijamos, podemos terminar instalando barras de tareas que no queremos.


Una vez tengamos instalado CCleaner, podremos abrir la aplicación con un simple doble clic en el icono del escritorio:

Una vez abierto veremos en la parte izquierda las 4 secciones principales:

-Limpiador - Registro – Herramientas – Opciones


Ahora si, empezamos con el primer paso: El Limpiador

Iremos a la sección Limpiador (las opciones del Limpiador), y haremos una limpieza del ordenador.

Nos situamos en la pestaña Windows, allí podemos activar o desactivar las opciones de limpieza, habrá quien no desee limpiar el historial, o prefiera activar todas las opciones incluso las avanzadas, no hay problema, aunque tal y como viene por defecto es lo indicado si no se tiene mucha experiencia, lo que si no recomiendo es limpiar el espacio libre porque se lleva mucho tiempo (horas):


El siguiente paso será pulsar en Analizar para hacer un chequeo de todo aquello que vaya a ser limpiado, es recomendable cerrar el navegador para que la limpieza sea completa:


Para borrar, haremos clic en Ejecutar el limpiador:


Una vez haya sido ejecutado el limpiador se nos preguntará si estamos seguros de proceder a la eliminación de los archivos.

Damos clic en Aceptar:


Una vez hayamos completado exitosamente la limpieza y eliminación de los archivos nos aparecerá la siguiente ventana:



Con esto tenemos terminada la primera parte de la limpieza. La siguiente del Registro lo veremos en el siguiente post.

Cualquier duda la pueden consultar conmigo en mi twitter @Grace_ros

¿Quién miente mejor? Hombres o mujeres

Hace algunos días recibí este correo electrónico que me ha parecido muy simpático y ahora comparto con ustedes, #mamastuiteras.

En el programa 'el hormiguero' querían comprobar quien finge mejor, si los hombres o las mujeres, así que para comprobarlo hicieron un casting con niños/as que comían un yogur lleno de sal (sin saberlo) y tenían que decir algo así como ....'Yogures glotones, ¡Qué ricos Uuummm! ¿Quien finge mejor...?

Casting en niños y niñas





Post colocado por @tipsdeviajero

Y todo por unas lunetas

Era jueves por la tarde. Llevé a Petiso a la clínica de la seguridad social para que le pusieran la vacuna contra la influenza. Como empezaba a llorar, le prometí comprarle unas lunetas si se dejaba inyectar. Se movió mucho y finalmente lo tuvieron que picar dos veces para ponerle la mentada medicina contra la influenza tipo A.

Salimos de la clínica, y lo llevé a comprar lunetas. Cuando llegamos al centro comercial se había quedado dormido en su sillita en la parte trasera del auto. Como conozco muy bien a mi niño y sabía que al despertar me pediría las lunetas. Me aparqué en el estacionamiento, y pensé que si iba corriendo a comprar los dulces -que venden en un dispensador al que se le ponen dos monedas de un peso- no me tardaría mucho y mi hijo no correría peligro.

Comencé a correr lo más rápido que pude. El acceso a la tienda tiene dos enormes puertas de vidrio limpísimas, muy transparentes que se abren cuando un sensor detecta que alguien se acerca. Esta vez el sensor no funcionó, yo iba corriendo a todo lo que daba y entre mi nerviosismo por hacerlo rápido para no dejar a Petiso solo mucho tiempo nunca me di cuenta que las puertas de vidrio no se abrieron.

¡Pack! Fue lo único que escuché. Sentí que algo me detuvo de golpe. Era el vidrio. Primero me impidió el paso, supongo que mi rodilla derecha era lo que iba más adelante pues primero sentí el golpe en ella y luego vi como las luces del lugar se acercaban rápidamente a mí, como cuando uno va en el Metro a gran velocidad, enseguida otro fuerte golpe de frente en la cara y luego me caí de espalda. Esto último fue como en cámara lenta.

Alcancé a pensar que no quería pegarme en la cabeza, reaccioné y metí los codos. Enseguida todo era confusión. Cuando intenté levantarme, la voz de una mujer me preguntó: "¿Se siente bien? ¿Se puede levantar? Siéntese aquí (en una especie de poste pequeño de cemento que impide que los coches se metan al centro comercial)".

Justamente fue cuando reaccioné: "No, por favor, no puedo quedarme aquí sentada porque mi niño se quedó dormido en el coche".

Todavía recuerdo que pregunté :"¿tengo sangre?". "Sí, en la boca y la nariz", me respondió la mujer que iba acompañada de su esposo. Tomándome de ambos brazos, me llevaron caminando a mi coche. Intenté abrirlo y la mano me temblaba. La mujer tomó la llave y abrió. Me sentaron en el asiento del conductor. Mi hijo aún dormía.

Me preguntaron si necesitaba comprar algo o si se me ofrecía que me llevaran algo.

Recuerdo que respondí: "sólo iba a comprar unas lunetas".

Subieron al supermercado. El tiempo pasaba y cada vez sentía mas calor en la boca, me seguía saliendo sangre. Me limpié con un kleenex blanco que quedó empapado de rojo.

Cuando me vi en el espejo retrovisor me di cuenta que me había roto un diente, el del lado izquierdo de los dos frontales superiores. Y mis labios cada vez se veían más hinchados.

Fue entonces cuando comencé a llorar de dolor, coraje y mucha tristeza. Me puse a pensar que había puesto mi vida en peligro, que pudo haber sido peor, que me pude haber desmayado y ...

Llamé a Don D para que fuera a recogerme. Y mientras él llegaba las lágrimas salían (siguen escurriendo) y salían y salían. Petiso, afortunadamente, seguía dormido.

Volvieron las dos personas que me habían levantado. El señor me dio las lunetas y la señora una botellita de agua. "Conviene que se enjuague su boca", sugirió. Alarmados y algo preocupados, estos dos ángeles volvieron a la tienda a hacer sus compras. Querían quedarse conmigo hasta que llegara mi esposo pero consideré que no era necesario. Agradecí sus atenciones y se fueron.

Cuando llegó Don D yo era un mar de lágrimas y cada vez me costaba más trabajo hablar pues el labio superior lo tenía cual boxeador.

Luego fui al dentista y el diagnóstico fue: ¡dos dientes fracturados! No me los tiré de milagro. Y también de milagro no se rompió el vidrio con el que choqué, que si no, no sé qué hubiera pasado. Así que ahora traigo una férula en los dientes. Será así durante tres semanas. Después, dos coronas, una en cada diente, que costarán carísimas.

Cuando Petiso despertó, ¿saben qué hizo? Pidió sus lunetas, jajaja.

Luego de todo esto pienso que, sin querer ser egoísta, no puedo ni debo querer hacer lo imposible por darle a mi hijo todo lo que quiere pues en una de esas mi vida va de por medio.

Lo peor de todo es que recuerdo perfectamente que había algo dentro de mí que me decía: "no lo hagas, no lo hagas, no lo hagas". Y lo hice.

No debí dejar al niño, solo, dormido dentro del coche. Aún cuando sólo fueron unos minutos. No debí correr como loca sin ver lo que había frente a mí. El vidrio no tiene señal alguna de que está ahí. No soy "súper mamá" ni tampoco debo intentar serlo.

Los hijos valen y mucho. Pero también cuestan. Desde ese día, no corro por nada del mundo, voy a prisa, pero no corriendo. Me tomo mi tiempo para todo y me concentro en lo que hago.

Aprendí mucho, aprendí a no andar acelerada, a frenar un poco las peticiones de mi niño, claro, todo con cariño.

Y aprendí que mi integridad física y emocional es lo más valioso que tengo. Luego de unos días me he sentido adolorida y con el alma rota. Es chistoso lo que un golpe puede hacer. Pensé entonces en las mujeres que son maltratadas: no quedan ganas de hacer nada después de una tranquiza.

Ahora tengo una rodilla pelada, los codos adoloridos y dos dientes fracturados. Y todo por unas lunetas.
 
Texto de @normasv

miércoles, 19 de mayo de 2010

Catarsis maternal

No es raro que sorprendan mis comentarios sobre el ejercicio de la maternidad, con frecuencia más dignos de Herodes que de una buena y santa mamacita, como supuestamente debemos ser todas las madres mexicanas.

Buena y santa seguro no lo soy, pero momento, tampoco mis hijos son unos angelitos. Ellos y yo somos seres humanos normales: nos damos abrazos de oso casi todas las mañanas y nos alucinamos casi todas las tardes.

Estoy inaugurando mis entradas a este blog comunitario al que amablemente me invitaron, y pienso dedicarle el espacio a desmitificar la sublime labor de traer niños al mundo, pero sobre todo, mantenerlos derechitos y educarlos bien.

Y ahora que estoy en el tema de bautizar a mi tercer bebé, bautizo mi participación en mamástuiteras con el nombre de Catarsis maternal (así catarsis sin acento, pues viene del griego, y por cierto, quiere decir Eliminación de aquello que perturba la conciencia o el equilibrio nervioso).

Será una invitación a sentir identificación con las situaciones expuestas y quizá sirva para liberar culpas, las tan comunes culpas de madre.
 
Texto de @blancajuana

Nunca es demasiado

Ayer fui victima de la delincuencia una vez más. Esta fue diferente. Me sacaron la cartera de la bolsa, en el súper, con mi hijo. Me dí cuenta que ya no la traía cuando llegué a pagar a la caja. En ese momento hablé para cancelar mis tarjetas y ya habían echo un retiro en la ventanilla de una sucursal bancaria.

Pasé por todos los estados y sentimientos. Primero incertidumbre: se me caería, me la sacarían… Luego culpa: que tal que no había cerrado bien mi bolsa, me descuidé… Luego impotencia: realmente ya había pasado y no había nada que hacer. Luego sentí miedo… se llevaron mis tarjetas, mis identificaciones, hasta una foto de mi hijo. Luego sentí indignación: es increíble que en un segundo te arranquen por lo que tanto trabajamos todos los días. Lo último que sentí fue tranquilidad: pensé que pudo haber sido mi hijo.

Todo lo que me quitaron se puede recuperar. Ya tengo licencia de nuevo y ahí voy con los trámites de lo demás. Un hijo con nada lo reponemos.

De todo esto aprendí que le tengo que bajar un poco al ritmo y a la velocidad. Estamos tan entrados y atrapados en la rutina que ya hacemos todo en automático. Cuantas veces no con las prisas nos descuidamos de tener a la vista a nuestros hijos. El clásico momento de “si no quieres yo ya me voy” y hacemos la finta que dejamos a los hijos atrás. Qué peligroso! Cuantas veces no hemos oído de casos en que los niños desaparecen en un segundo en los centros comerciales o tiendas. Yo he sabido de historias que los llevan a los baños, les cambian la ropa y los sacan como si nada.

Por más prisas, por más actividades que tengamos que hacer, por más que estemos en la locura, nunca les quitemos los ojos de encima. Puede sonar a paranoia pero realmente creo que en cuestiones de precaución, nunca es demasiado.

Dedicado a mi amiga Sofía Herfter que acaba de pasar lo mismo.
 
Texto de @julietats

martes, 18 de mayo de 2010

El cinturón de seguridad sí es un juego

Apenas mi hija creció un poco y comenzaron los problemas porque no quería ponerse el cinturón de seguridad en el carro.

Cuando era bebé no había problema, simplemente la sentaba en su silla, abrochaba y listo; pero cuando cambié por una silla para niños mayorcitos, comenzó a revelarse en contra de la medida de seguridad.

Dada su edad, no había modo de explicarle la importancia de usarlo, por lo que me inventé un juego. Les explico las reglas.

• Punto de partida, la puerta de la casa o del lugar de dónde van saliendo.

• ¿Quién gana? El que llegue primero al carro, entre y se abroche. (Ya se imaginarán quien gana casi siempre) Luego mi hija se inventó que el que llega primero dice: primis; el siguiente, segus; y así.

• Para que el punto cuente como ganado, debe estar bien sentado y perfectamente ajustado el cinturón.

• En el auto ya hay una lista donde se anotan los puntos que cada quien va ganando.

• El premio se define antes de iniciar el juego. Por ejemplo, cada 5 ó 10 puntos ganados hay un helado, media hora más de tele, una ida al cine, elegir la película del fin de semana. En fin, puedes poner los premios que sepas que motivarán a tu hijo.

Ahora ya no hay premios, pero algunas veces seguimos jugando y ya siempre se abrocha sin decirle nada. Constancia, es la clave.

lunes, 10 de mayo de 2010

Poema "Mi mamita"

Este poema fue el primero que mi hija se aprendió cuando estaba en el Jardín de Niños, para un 10 de mayo (Día de las Madres en México). Lo guardo con mucho cariño porque jamás olvidaré su vocecita dicénlodo.

Mi mamita
De: Teodoro Palacios

Mi casa es un cielo
de dicha y de paz,
no hay ángel tan bueno
como mi mamá.

“Arriba, paloma mía,
mi cielo, mi sol, mi reina”,
me dice en las mañanitas,
y ella me viste y me peina.

Sale al umbral de la puerta,
me da sus santos consejos,
y no me pierden sus ojos
hasta que me ven lejos.

Cuando vuelvo de la escuela,
sumida está es sus quehaceres,
me da unos cuantos besitos
y me mira los deberes.

Tiende los blancos manteles
y a su lado me hace estar,
me da los postres mejores,
porque a mí me quiere más.

Mi casa es un cielo
de dicha y de paz,
no hay ángel tan bueno
como mi mamá.

Post colocado por: @tipsdeviajero

Se solicita paciencia...

Tengo un propósito para toda la vida a partir de ya. Decir no a la violencia en cualquiera de sus presentaciones.

El clásico término de "los niños a veces necesitan una nalgada para entender" no me parece para nada válido.

El ver la cara de un niño al que le dan un manaso o una nalgada me parte el alma y me da mucho coraje pensar que se pudo haber evitado.

A casi dos años de haber tenido a mi hijo, me he podido dar cuenta de que todo es cuestión de paciencia. Un berrinche no termina igual cuando tú como mamá te controlas, a cuando no lo haces. Y cuando no te controlas y la situación se sale de control, entonces viene la culpa. Es normal que nos pase a todos, somos humanos, cometemos errores, pero también hacemos lo mejor que podemos.

Los niños, sobre todo a los "terrible two's", están en constante aprendizaje y una parte importante de ese aprendizaje son las repeticiones. Serían de otro planeta si a la primera que les dijeramos algo entendieran perfecto. Una parte importante de no perder el control, es tener la paciencia suficiente para repetir las cosas las veces que sea necesario sin tener que llegar a la violencia ni al maltrato.

Entendamos que los hijos están en un mundo en el que todo es nuevo para ellos. Nosotros somos sus guías y como tales, necesitamos paciencia, coherencia con lo que hacemos y decimos, marcar límites claros entre lo que se puede y lo que no y siempre cumplirlos.

También hace una diferencia enorme el cambio de palabras. No es lo mismo "no te voy a dar tu juguete hasta que hagas x cosa" a "si te lo voy a dar cuando hagas lo que te pido". Prueben un día hacerlo con sus hijos, verán que funciona.

Mi amiga Ana Schwarz escribió un post en twitter "Mamás felices hacen hijos felices"

De la misma manera aplica con la paciencia, la tolerancia, el cariño y todos los valores que les podamos dar.

Nosotras elegimos ser mamás, somos privilegiadas. Disfrutemos cada momento y tratemos de auto controlarnos en las situaciones difíciles para así tener una mejor calidad de vida dia con dia.
 
Texto de @julietats
 

Mamás Tuiteras | Desenvolvido por EMPORIUM DIGITAL