jueves, 25 de agosto de 2011

Mi mirada va cambiando

Foto en marzo 2010
Duro es reconocer que tras la pérdida de un ser querido sentimos tanta tristeza que quisiéramos un remedio mágico que nos hiciera olvidar, pero a la vez sabemos que nos sentiríamos culpables si esa persona ya no llega a estar en nuestras mentes.

2010 fue un año difícil para mí y lloré cada uno de sus días, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre sin falta alguna, luego de la partida en los últimos días del 2009 de uno de los seres que más he querido en mi vida.

Pensé que esa tristeza, angustia, pesar y presión en mi pecho jamás se irían, pero hasta ahora que nos acercamos al final del 2011 puedo decir que comienzo a recordar sin llorar; que los recuerdos de “mi muchacho” a veces llegan a mí y me sacan alguna que otra sonrisa.

Fueron casi 27 años de convivir; lo vi nacer, lo ayude a dar su primeros pasos, lo consolé al caer de los patines, no lo apoye en sus indisciplinas… y así hasta que también me convertí en su confidente de amores y su consejera laboral.

Una mañana me dijeron que se había ido y no pude más que caer el piso y derrotarme ante su partida, pero seguí adelante porque eso fue lo que siempre le repetí una y mil veces, que ante la adversidad hay que esforzarse más y continuar en el camino. El día de su funeral me arreglé y lo despedí con “buena cara”, aunque al día siguiente no quería ni levantarme.

Foto en julio 2011
Ahora que ha pasado el tiempo pienso que me queda el gusto de que le repetí una y mil veces que la vida era ahora y que viviera el momento. Sin saber yo, que en él el momento final llegaría pronto.

Hoy, buscando una nueva imagen para el avatar de mi blog encuentro que en las fotos que me tomaron en aquellos días mi mirada era diferente a pesar de la sonrisa, y estoy feliz, porque por fin lo puedo recordar con alegría aunque de vez en cuando aún me saque alguna que otra lágrima.

Por las mañanas te saludo,
por las tardes te extraño y
por las noches te recuerdo.

Texto compartido por @tipsdeviajero
 

Mamás Tuiteras | Desenvolvido por EMPORIUM DIGITAL